Si tienes un comercio online o estás pensando en montar uno, debes tener en cuenta algunos factores imprescindibles a la hora de hacerlo.

Empezaremos comentando uno de los temas clave que deberás tener en mente a la hora de mejorar o montar tu ecommerce: La usabilidad web.

¿QUÉ ES?

La usabilidad web es el grado de facilidad de uso que tiene una página web para los usuarios que la visitan y que navegan por ella.

Una buena usabilidad es aquella que se percibe como una interacción sencilla, intuitiva, atractiva y segura para el usuario.

¿Qué factores podemos tener en cuenta a la hora de hacer tu ecommerce más usable?

 

Te dejamos 9 consejos para que tu página web tenga el mejor rendimiento y sea lo más agradable posible para tus visitantes, porque ya que han entrado, ¡vamos a retenerlos el mayor tiempo posible!

 

Estructura y diseño web “limpio”:

Organiza tu página de web de la forma más ordenada posible, ponte en el lugar de usuario, piensa como pensaría él y diséñalo de la forma que te gustaría que fuera si tú fueras un visitante como otro cualquiera.

Utiliza textos, imágenes, tipografías claras y que tengan coherencia entre sí.

En resumen, que todo lo que incluyas debe aportar armonía, unidad y diseño a tu visual.

Función de búsqueda:

Es importante que incluyas todas aquellas funciones comunes a todas las páginas web, como un botón de búsqueda dentro de tu web.

Esto ayuda a que cuando el usuario busque algo muy concreto, no tenga que perder el tiempo en encontrar lo que busca y así evitamos que acabe abandonando la web. ¡Esto mejora mucho tu porcentaje de rebote!

Además de incluir las funciones básicas, es imprescindible hacerlo justo en el lugar “indicado” a ello. Si tú como usuario sabes que siempre que entras a una página web el menú desplegable está arriba a la derecha, y el botón de búsqueda arriba, en el centro o a la izquierda, evita innovar y colocarlos en cualquier otro lado. Aprovechemos el conocimiento previo del usuario y evitemos “enseñarle” cosas nuevas.

 

Que los usuarios sepan en cada momento donde están:

Para dotar de mayor seguridad al usuario y para que conozca qué pasos han recorrido y aquellos que les queda por recorrer, lo ideal es crear una línea de texto que muestre todo este recorrido. Esta táctica de navegación es muy recomendable incluirla sobre todo en el proceso de compra.

 

Permite realizar compras sin registro:

Hay que tener en cuenta que un usuario que visita tu web, es bastante posible que de media visite también 10, 50… ¡o centenares webs! al día, por lo que ya viene muy cansado de tener que registrarse en todas ellas.

Para hacerle la vida más fácil a él y para tú conseguir conversiones de una forma más sencilla, en las compras incluye la opción de “comprar como invitado” sin necesidad de el usuario tenga que registrarse.

En caso de que ese mismo usuario vuelva a entrar en tu web y quiera realizar una compra, a pesar de que en un primer momento no se registró, es el momento de “recordarle” sus datos e invitarle a registrarse.

 

Registro simple:

Es imprescindible que los campos a rellenar por parte del usuario sean sencillos y breves, pide solo aquellos datos que realmente te interesen y evita los que sean más innecesarios. Normalmente con una dirección de email y una contraseña es suficiente.

 

Aporta seguridad a tus compradores:

Aunque el volumen de usuarios que compra por Internet es cada vez más elevado y hay mayor confianza en cuanto a la seguridad percibida por los compradores online, es importante seguir transmitiendo ese sentimiento de seguridad a la hora de realizar compras en tu página web.

Para ello, puedes incluir el certificado SSL de una compañía reconocida, añadir un teléfono de contacto o un chat donde el usuario pueda consultar fácilmente sus dudas.

 

Call to action:

Estos botones son imprescindibles para conseguir aumentar el número de conversiones de tu web. Algo tan sencillo y fácil de incluir, que merece mucho la pena explotar.

Estos botones han de ser lo suficientemente llamativos, grandes y claros, como para conseguir que al visitante le entren ganas de pinchar en él.

 

Detalla productos relacionados:

Cuando un usuario esté viendo un producto de tu negocio, es buena práctica sugerirle productos o contenidos relacionados con el que esté visualizando, para conseguir así hacer acciones de Upselling o Crosselling.

Esto aportará un valor añadido a tus clientes y se percibirá como un gesto amable y generará confianza en el usuario.

 

El carrito siempre a la vista:

El objetivo principal de tener un ecommerce, es la venta de productos online. Una afirmación que parece muy obvia, ¿no? Pues entonces hagamos una estructura web igualmente obvia, como por ejemplo tener el carrito de la compra siempre accesible y a la vista del usuario.

Si un visitante ha añadido algún producto al carrito de la compra, normalmente la posibilidad de que convierta es altamente elevada, por lo que mantén siempre a la vista el carrito y evita que el usuario tenga que andar buscándolo. Así tendrás una compra “casi” asegurada.

 

Confirmación:

Reafirma a los usuarios su compra, esto les dará más seguridad a la hora de realizar compras en tu ecommerce, también te evitará muchas devoluciones, quejas o preguntas.

Para lograr una confirmación efectiva hay que tener en cuenta estos 2 tipos de confirmaciones:

  • Confirmación de pedido: Justo antes del momento de compra para que el usuario pueda confirmar que efectivamente desea realizar el pedido y que este es correcto.
  • Confirmación de compra: Una vez la compra se haya realizado, debemos mostrar una confirmación oficial de compra. 
 
 

¡Sigue estos consejos y mejora la usabilidad de tu ecommerce!

¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!