A veces, conciliar la gran carga de trabajo y el estrés de la vida laboral con la vida familiar puede suponer un verdadero desafío. Es un problema bastante común que preocupa a gran cantidad de trabajadores a diario, ya que a veces los horarios y las tareas hacen que no puedas disfrutar como te gustaría de tu familia y de tu tiempo libre.

Y si además de todo esto eres autónomo, la cosa se complica en algunos aspectos. Las largas jornadas de trabajo y la presión se convierten en compañeros habituales y llegar a todo se vuelve cada vez más complicado. Aunque al menos también existe alguna ventaja, como, por ejemplo, una mayor flexibilidad de horarios.

Si te resulta cada vez más difícil coordinar tu vida profesional y personal, puede que te vengan bien algunos consejos.

Algunas indicaciones para conseguir la conciliación familiar

  • Organizarse es esencial: la organización es un aspecto imprescindible si quieres lograr la conciliación. Establecer y ordenar tus tareas antes de abordarlas te ayudará a utilizar el tiempo de la mejor forma posible, dedicándole la atención necesaria a cada una de ellas y evitando momentos de incertidumbre. Así podrás dedicar el tiempo sobrante a otras actividades no necesariamente relacionadas con tu trabajo: ir al cine, reunirte con amigos, jugar con tus hijos… Quizá te resulte útil saber que existen algunas apps para autónomos que te lo pondrán mucho más fácil a la hora de organizarte.
  • Contar con un espacio de trabajo conveniente: este aspecto también tiene un gran impacto en la utilización del tiempo. Contar con un espacio de trabajo flexible y cómodo te permitirá llevar a cabo tu actividad profesional de forma más cómoda y práctica. Existen numerosos coworking en Madrid que pueden ser una muy buena opción, ya que se adaptan totalmente a los horarios que desees y hacen la conciliación un poco más sencilla.
  • Aprender a desconectar: desconecta. De verdad. Cuando por fin salgas de la oficina, no ocupes tu tiempo libre leyendo sobre otros negocios de la competencia, utilizando las redes sociales durante horas o pensando en todo lo que tienes que hacer la semana que viene. Si realmente quieres disfrutar de tu tiempo de ocio y de tu descanso, date un respiro y olvida por un rato el trabajo. Tu cuerpo y tu mente te lo van a agradecer.
  • Aprender a decir que no: a veces puede resultar muy difícil negarse a ciertas peticiones, sobre todo cuando son los clientes los que las hacen, pero es necesario. El trabajo no es el único aspecto de tu vida que necesitas cuidar, así que cuando no te encuentres en horario laboral, es conveniente que establezcas ciertos límites.
  • Haz hueco para pasar tiempo con tu familia y amigos: no olvides cuidar a tu familia y amigos. Asegúrate de pasar tiempo de calidad con ellos: lleva a tus hijos al colegio, haz un viaje con tus amigos, cena con tus padres los fines de semana… El trabajo es solo una faceta, pero, ¿con quién vas a compartir el éxito de todo ese esfuerzo? Tus seres queridos son tu bien más preciado. Recuérdalo.  

No es fácil, pero estamos seguros de que puedes conseguirlo. ¡Adelante!

¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!