Todo profesional necesita un lugar donde darse a conocer y “presumir” de todas sus capacidades, logros o habilidades. Para ello, es necesario estar presente en al menos una de las redes sociales profesionales más famosas a nivel mundial, como por ejemplo LinkedIn.

Tener un perfil completo y cuidado en esta red, es imprescindible ya no solo a la hora de buscar nuevas oportunidades laborales, sino también de negocio o de captación de nuevos clientes.

CÓMO CREAR UN PERFIL DE LINKEDIN QUE DEJE HUELLA:

Seguramente hayas oído hablar muchas veces del término ‘Personal Branding’ o marca personal, ¿pero sabes realmente qué significa y cómo ponerlo en práctica?

El primer paso es crear una imagen pública de ti a través de las redes profesionales.

  1. ¿Quién soy? Lo primero es conocerte a ti mismo y saberte “vender” bien. Para ello es necesario contar de forma atractiva tus virtudes, habilidades o éxitos, con el objetivo de diferenciarte del resto. Aquí hay que tener en cuenta tanto tus valores profesionales, como los personales. Recuerda que no solo vale con comunicar para ser sino también para vender.
  2. ¿Cuáles son mis objetivos? Tus metas siempre deben estar alineadas con tus valores, y hay que tener en cuenta que aquí prima más la calidad que la cantidad. Tus objetivos pueden ser varios, como: atraer talento, captar nuevos clientes, ampliar tu negocio…
  3. Mi titular profesional. Para destacar necesitas encontrar un “claim”, una frase que te defina y que aporte valor, como si de una marca o producto se tratase, al igual que ocurre con la publicidad.
  4. Mi imagen profesional. Una imagen vale más que mil palabras. La primera percepción que se tiene de una persona es la primera imagen que vemos de ella, por ello es indispensable tener un perfil muy cuidado y vistoso en LinkedIn. Tu foto de perfil, la cabecera… tienen que reflejar cómo eres y también lo que quieres llegar a ser.
  5. Mi descripción profesional Las primeras líneas de tu extracto profesional son decisivas para que la gente que haya visitado tu perfil siga leyendo o, por el contrario, abandone. En este apartado tiene que cobrar más importancia tu lado personal, a nadie le interesa si has estudiado 8 ‘masters’ o si estás en la mejor empresa del mundo, aquí se busca encontrar lo que puedes ofrecer tú como diferenciación. Lo mismo ocurre con el resto del extracto, para llamar la atención debes contar qué has aportado, qué temas has solucionado y cuáles son tus valores como profesional. No limitarte a contar tus conocimientos o tu experiencia laboral.
  6. Mi experiencia laboral. Esta parte si es más como tu CV, pero mucho más resumido. Hay que contar en unas breves líneas tu trayectoria profesional, destacando aquello más relevante y enfocándote en aquello que hayas hecho y que tenga que ver con lo que quieras centrarte en el futuro.
  7. Mi actividad profesional. Cuando tu perfil esté completamente definido, no olvides que no vale solo con estar presente en redes, sino que hay que estar de forma activa. Interactuar con otras personas, otros contenidos, estar al tanto y compartir novedades/noticias del sector, etc. Esto hace que tu perfil se complete y que ganes notoriedad como profesional.

¡Sigue estos pasos y conviértete en todo un profesional!

¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!