La nueva normalidad marca el retorno al trabajo. Los espacios de coworking se suman a esta vuelta, la cual ha sido deseada por muchos. Sin embargo, aunque tu labor sea la misma, tardarás en acostumbrarte a los cambios.

Adaptarse a las transformaciones en un espacio de coworking

Recuperar la rutina de trabajo es esencial, en especial en el caso de los autónomos.

Tras casi tres meses de parón, es fundamental que cojas el ritmo lo más rápido posible.

Medidas de seguridad

Cuando regreses, tendrás que guardar ciertas medidas de seguridad e higiene. El virus no ha desaparecido y es probable que se den rebrotes. Para evitarlos, has de adquirir geles hidroalcohólicos o jabón para lavarte las manos. Por descontado, si vas a realizar una reunión de negocios, no dejes de lado la mascarilla.

Cuida la ventilación

Este también es un factor esencial para evitar los contagios. Procura abrir las ventanas cuando llegues y cuando tengas que irte, así el aire se renovará más rápido. Además de eliminar cualquier posibilidad de contagio, el espacio de trabajo te volverá a resultar un lugar agradable. Al fin y al cabo, va a ser donde pases horas y horas enfrascado en tus labores.

Pon en orden la zona de trabajo

Tras tanto tiempo parado, es muy aconsejable que reordenes y reestructures este espacio. Quizás tengas documentos en la mesa que ya no sirvan para nada, por lo que tendrás que deshacerte de ellos. El objetivo es garantizar la productividad para que, en poco tiempo, tus esfuerzos resulten rentables. Además, no olvides modificar la decoración para darle un nuevo aire que te ayude a afrontar este retorno con la máxima energía y positividad.

Planifica cómo se va a producir el regreso

Necesitas un plan para la vuelta. De esta forma, pocas cosas te van a coger con la guardia baja. Establece prioridades para enfrentarte a los principales problemas desde el principio, procura ir de menos a más en tu reincorporación y tómate algún descanso para recargar las pilas.

Procura no agobiarte

El retorno puede resultar más duro de lo que parece, por lo que no te impongas más trabajo del que puedas llevar a cabo. Incrementa la carga de forma progresiva hasta llegar al nivel de antes del parón. De lo contrario, lo más probable es que no puedas con todo.

La nueva normalidad

En definitiva, la nueva normalidad va a imponer todo tipo de retos y cambios en el ámbito laboral. No olvides tomarte un tiempo para acostumbrarte a estas circunstancias y no pierdas el ánimo. En menos tiempo del que crees, habrás recuperado el tono, rendirás tan bien como antes del parón y encarrilarás tu negocio. Así, parecerá que el tiempo que ha durado el confinamiento no fue tan extenso.



¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!