Muchas personas no lo saben, pero el descanso tiene un papel clave en cualquier ámbito de nuestras vidas. 

Ya sea cuando practicas un deporte, cuando estudias para aprobar un examen o cuando te encuentras trabajando en tu oficina. Si no descansas adecuadamente, no le darás a tu cuerpo el tiempo necesario para recuperarse y tomar un respiro, y nunca estarás realmente listo para volver a la carga. Es decir, será mucho más difícil que te encuentres al 100%.

No nos referimos a descansar durante largas horas: no es necesario. A veces, tu mente solo necesita 30 minutos para sentirse fresca y preparada de nuevo.

¿Cómo influye el descanso?

En primer lugar, algo obvio: una mente descansada es una mente más productiva y despierta. Tomar descansos durante la jornada laboral mejorará tu rendimiento, ya que aspectos como la concentración y la creatividad se verán positivamente afectados. El descanso te permite estar más alerta ante los cambios que puedan surgir, trabajar con una mayor efectividad, crear mejores ideas u organizar mejor tus tareas.

Es importante que tengas en cuenta que el cansancio también influye considerablemente en tu estado de ánimo. Cuando no descansas adecuadamente y con la frecuencia que deberías, tu estado de ánimo se vuelve más negativo. Eres más propenso a sentirte enfadado, triste, agobiado o frustrado, algo que seguro afectará a tu productividad y concentración. Por eso es esencial que intentes mantener una actitud optimista mientras trabajas.

El descanso en el trabajo tiene impacto también en las relaciones sociales que estableces allí. Realizar descansos te permitirá conocer más de cerca a tus compañeros y crear lazos con ellos. Cuando nacen estas relaciones laborales, se crea en la oficina un ambiente mucho más positivo que repercute en el rendimiento de todos los empleados. Si como trabajador te sientes cómodo, aceptado e integrado, la productividad será mayor. 

En CooLab conocemos la importancia del descanso en la jornada laboral. Por eso nuestro coworking dispone de múltiples espacios comunes en los que poder desconectar. Puedes relajarte al aire libre en el CoolOut o en el CoolGarden; tomar un café o comer con tus compañeros en el FoodLab; disfrutar de los cómodos sofás de los que disponemos… 

La próxima vez que vayas a la oficina, recuerda todos los beneficios que puede aportarte pequeñas sesiones de descanso y pruébalo. ¡No te arrepentirás!

¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!