Muchas veces estamos sometidos a mucha presión en el trabajo y en gran parte esto es debido a la cantidad de tareas que debemos desarrollar a lo largo de un día. La carga de trabajo se ve aumentada a medida que va avanzando la jornada y las labores pendientes de realizar se solapan unas con otras.

Una reunión inesperada, una llamada importante, “crisis” laborales repentinas… todo esto sumado a los “quehaceres” de nuestro día a día, hacen que tengamos que desarrollar una especie de superpoder que nos permita realizar todas la tareas pendientes casi al mismo tiempo.

Este “superpoder” se denomina multitasking, que consiste en resolver varios asuntos a la vez de forma eficiente. Pocos son los trabajadores que tienen esta innata habilidad ¡y sobreviven para contarlo!

Si te animas a ser un ‘multitasker’ te dejamos 6 consejos sobre multitasking que debes tener en cuenta para realizar con éxito varias tareas a la vez:

  1. Establece objetivos: Ten claro a donde quieres llegar y cuales son tus metas. Así evitarás centrarte en cosas que no son importantes y te ayudará a no perder de vista el fin.
  2. Programa tiempos para cada tarea: Organizar tus tareas en función del tiempo que quieres, o debes dedicar a cada una de ellas, te ayudará a ser más productivo y a no demorarte más de la cuenta.
  3. Elimina tareas innecesarias: Cuando la carga de trabajo es alta, es necesario organizar tus tareas priorizando unas sobre otras, según la importancia, la urgencia o la dedicación que tenga cada una de ellas. Esto implica tener que eliminar las que carezcan de importancia.
  4. Alterna tareas: Cambiar de una tarea a otra cada cierto tiempo, te ayuda a ser más eficiente, evitando así quedarte atascado en una labor y que pierdas el tiempo intentando resolverla, finalmente sin éxito.
  5. Aprovecha el tiempo muerto: Si casi te pudieras definir como pluriempleado, entre las tareas del trabajo y las de tu vida personal, debes aprovechar esos tiempos de espera, en el médico, de camino a una reunión, esperando al transporte público…
  6. Tómate momentos de descanso: Aunque pueda parecer lo contrario, descansar en el trabajo de vez en cuando, te ayuda a ahorrar tiempo, despejas la mente y hace que cuando vuelvas a concentrarte te sientas más inspirado y más productivo.

Ya tienes las claves para hacer multitasking, solo te falta ponerlas en práctica y encontrar el sitio perfecto para desarrollarlas.

¡CONTÁCTANOS!

¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!