Las reuniones de negocios son la clave de cualquier relación comercial. Es el momento perfecto para causar una buena impresión, mostrar al máximo los puntos fuertes de tu empresa, así como tu profesionalidad y tu compromiso. Si las reuniones salen bien, es posible que consigas clientes y también contactos interesantes. Pero si sale mal… Puede que se origine una visión negativa, y el cliente se marchará.

Por ello, debes saber que el secreto principal para llevar a cabo una reunión efectiva y exitosa es la planificación.

Consejos para tener éxito en tus reuniones con clientes

Existen muchas variables que pueden hacer de la reunión un éxito o un fracaso. Es importante tenerlas en cuenta para poder saber cómo actuar en cada momento. Esto te ayudará a mantener la situación bajo control, algo que también te dará más seguridad.

Cuando te dispongas a preparar la reunión de negocios, debes tener en cuenta algunos puntos generales comunes a todas ellas, aunque ya sabes que cada cliente es distinto. Si sigues los siguientes consejos, es muy probable que el encuentro sea positivo y beneficioso para ti, y de paso aprenderás a desenvolverte en este tipo de escenarios.

Consejos para la primera reunión con un cliente

  • Investigar y preparar la reunión: la improvisación debe pasar a un segundo plano. Cuando te reúnas con un cliente potencial, debes realizar una investigación previa para conocer qué hace, cómo es su negocio, los valores por los que se rige… Esto te resultará muy útil para hacerte una idea de cómo debes afrontar la situación y también qué debes decir y que no.  
  • Disponer de un espacio adecuado: es importante contar con un espacio adecuado para llevar a cabo la reunión. Lo ideal sería disponer de un lugar tranquilo en el que poder conversar, sin ruidos ni distracciones y con las prestaciones necesarias. En algunos coworkings existe la posibilidad de alquilar salas de reuniones por horas, y el precio puede incluir servicios como WiFi, pizarras, pantallas… Para que el encuentro se desarrolle de la forma más cómoda posible.  
  • Ser honesto, amable y humilde: cada cliente es distinto, pero siempre debes mantener un tono amable y honesto, siendo claro en lo que puedes ofrecer con seguridad y en lo que no.  Y, sobre todo, sé humilde. Está bien que creas en tus posibilidades y en las de tu negocio, pero hazlo de forma sencilla y sincera. No conviertas la reunión en una enumeración de todo lo que puedes hacer y por qué eres mejor que otros.  
  • Mostrar seguridad en ti mismo: como decíamos en el punto anterior, es vital que creas en ti, en tu empresa y en tus posibilidades. Nadie va a sentirse interesado por algo que les cuentes si ni siquiera tú pareces estar seguro de ello. Así que tenlo en cuenta: la confianza y la determinación son indispensables.
  • Mostrar una buena imagen: puede que sea muy obvio, pero la imagen que reflejas en el exterior dice mucho de ti. Por ello, debes prestar atención a tu vestimenta cuando vayas a reunirte con un cliente.
  • Prestar atención al cliente: también puede parecer un consejo muy básico pero es importante que lo recuerdes. Escucha atentamente lo que tu potencial cliente te cuenta, muestra interés en ello y haz las preguntas que necesites. Esto denota tus ganas y tu compromiso con el trabajo.

Lo que tienes que evitar

También hay una serie de aspectos que debes evitar si quieres que la reunión con tu cliente sea efectiva:

  • Evita elementos que puedan distraer al cliente de lo que estás diciendo: si quieres conseguir la máxima atención por parte de tu cliente, evita elementos que puedan distraerle de tu discurso.
  • No coger el móvil: puede hacerte parecer desinteresado o demasiado ocupado con otros asuntos. Y el cliente siempre quiere que pongas toda tu atención en su problema.
  • No hablar mal de la competencia: no necesitas hablar mal de tu competencia para mostrar una mejor imagen de tu empresa. Como ya hemos dicho anteriormente, sé humilde y céntrate en tu negocio y en sus posibilidades.
  • Evitar ciertos temas: política, asuntos personales… evita cuestiones de este tipo. Recuerda que se trata de un encuentro comercial, por lo que debes mantenerte objetivo y profesional.

Es tu turno de demostrar lo aprendido… ¡suerte en tu próxima reunión!


¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!