Toda empresa busca siempre la máxima eficiencia de sus empleados teniendo que afrontar el mínimo coste posible. Solo de esa manera se aumentan los beneficios y la compañía encuentra un crecimiento continuado en el tiempo. Siendo esto así, si tu caso es el de una persona que busca incrementar la tasa de crecimiento de tu negocio, no debes dejar de conocer un concepto novedoso pero de enorme relevancia en este ámbito, el coworking.

La importancia del coworking en la empresa

El coworking, también llamado trabajo cooperativo, puede definirse como aquella forma de trabajo cuya finalidad principal es la de permitir a diferentes profesionales independientes, PYMES y emprendedores de muy distintos ámbitos compartir un mismo espacio de trabajo (entendiéndose tal espacio desde un punto de vista tanto físico como virtual).

Es decir, este término se refiere a la presencia conjunta de profesionales que, aun conservando su propia independencia que se manifiesta en sus propias tareas personales, también trabajan en grupo en proyectos compartidos.​ Tal presencia conjunta tiene lugar en espacios tales como cibercafés o despachos múltiples.​

Este tipo de espacios compartidos ha tenido en las últimas décadas un crecimiento exponencial, de tal forma que puede hallarse su presencia en las más importantes compañías de todo el mundo. Profesionales psicólogos y expertos en recursos humanos han determinado las múltiples ventajas de su aplicación, las cuales te mostraremos en el siguiente apartado de este artículo.

La potenciación del talento gracias al coworking

Si las ventajas totales del coworking debieran resumirse en una frase, te diríamos que como efecto principal potencia el talento. Es decir, esta técnica de trabajo toma las capacidades de las personas y les saca el máximo partido al ponerlas a trabajar en conjunto.

Ahora bien, con tal de que conozcas las muchas ventajas al detalle, te ofrecemos el siguiente listado:

  • Fomenta las relaciones entre profesionales manteniendo una gran estabilidad comunicativa entre ámbitos laborales muy diferentes. Esto permite dar lugar a nuevas formas de relación con los posibles clientes, la colaboración horizontal entre los profesionales y los intercambios de ideas.
  • Genera el sentimiento de pertenencia a un grupo, corporación o comunidad, de manera que se desarrolla el sentido de responsabilidad y defensa de los propios intereses conjuntos, lo que da lugar a un aumento de la motivación para trabajar.
  • Es flexible en tanto que su aplicación puede darse en toda clase de sectores, empresas y ámbitos de trabajo.

En conclusión, el coworking en el ámbito de la empresa es hoy en día una herramienta que en ningún caso debe dejarse de lado, pues nos proporciona enormes beneficios. Aumentar la eficiencia y la productividad, mejorar el ambiente de trabajo e incrementar los niveles de motivación; todo ello vendrá de la mano de esta interesante técnica.

¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!