¿Sabías que tener una rutina puede ayudarte a mejorar tu productividad laboral? Organizar las primeras horas del día de manera eficaz es el primer paso al que recurrimos todas las personas que queremos tener éxito en nuestro trabajo como autónomos.

Elige la hora correcta

El primer paso para adquirir una buena rutina por las mañanas es despertarte a la hora correcta. ¿Qué significa esto? No por despertarte más pronto serás más productivo, pero sí por hacerlo a la hora en que tu cuerpo rinde mejor. Es decir, si eres una persona que rinde mejor por las noches, levantarte a las 5 de la mañana te servirá de muy poco. También es verdad que esto no significa dormir hasta mediodía. Simplemente debes asegurarte de cumplir con tus horas de sueño teniendo en cuenta a qué hora del día rindes más.

Planifica

Otro consejo a tener en cuenta es planificar la jornada y las decisiones que vas a tomar la noche anterior. De esta manera, podrás empezar la mañana dedicándote al trabajo importante por completo. Además, ten en cuenta que las primeras horas de la jornada no son las mejores para tomar decisiones, por lo que no rendirás igual que si aprovechas un rato de la noche previa.

La rutina es importante

Igualmente, es importante que cada mañana busques tu rutina para poder concentrarte. Ten en cuenta que no tiene por qué ser siempre la misma, pero que necesitas una para sentir que dominas tu día. De esta manera, podrás concentrarte mejor en las tareas claves para tu día a día.

Tu salud: actividad física e hidratación

Por supuesto, en tu rutina matinal no puede faltar el cuidado de la salud. Si te sientes bien, te será mucho más fácil levantarte por la mañana y hacer cualquier actividad relacionada con tu trabajo de manera efectiva. Para lograr este punto de bienestar, es indispensable que hagas alguna actividad física. No estamos hablando necesariamente de ir al gimnasio por la mañana. Solamente con moverte durante tu jornada laboral lograrás activar tu circulación sanguínea y, por lo tanto, a estar más activo y despejado.

Finalmente, no puedes olvidarte de otro consejo fundamental para tener una rutina matinal provechosa y, además, cuidar tu salud: la hidratación. Tomar agua por la mañana, mientras trabajas y haces algo de actividad física te proporcionará la energía suficiente para sentirte mejor.

Primero lo importante

Cuando ya hayas hecho toda esta rutina, ha llegado el momento de ponerse a trabajar. Un último consejo para que puedas ser realmente productivo: empieza por la tarea más importante del día. Además, a primera hora estarás lo suficiente fresco como para afrontarla como un reto a superar.

Ahora que ya conoces los trucos para una buena rutina matinal que aumente tu productividad en el trabajo, anímate a ponerlos en práctica. Sin duda, notarás sus resultados.

¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!