Planificar las vacaciones de verano en la empresa es clave para seguir ofreciendo un excelente servicio a los clientes. Es positivo que los empleados disfruten de su descanso, pero la organización de los días libres debe estar alineada con las necesidades del proyecto y del equipo.

Consejos para planificar las vacaciones de los empleados

Aquí tienes las claves para alcanzar mejores acuerdos: 


1. Una reunión de equipo.

Convoca una reunión de trabajo para analizar esta cuestión. Informa a los asistentes del asunto que se tratará durante el encuentro. De este modo, los participantes pueden exponer sus preferencias, establecer prioridades y colaborar para lograr el objetivo principal. Habla también con los proveedores para concretar los acuerdos pertinentes.

2. Crea un calendario con semanas de anticipación. 

Es fundamental evitar expectativas no cumplidas o confusiones de última hora. También es importante que cuando llegue el verano, cada trabajador tenga claro cuáles son sus días libres. Por ello, es positivo que elabores un calendario para realizar un seguimiento de los periodos de descanso de los empleados. Puedes elaborar esta programación utilizando una plantilla de Excel.

3. Analiza las necesidades del negocio en verano.

3. Analiza las necesidades del negocio en verano. ¿Cuántas personas deben estar en la empresa para cumplir los objetivos previstos durante esta etapa? Existen sectores que experimentan un crecimiento en las ventas de julio y agosto. Otros, por el contrario, tienen una mayor demanda a partir de septiembre. Por este motivo, es importante que identifiques cuáles son las necesidades del negocio durante este periodo. Una vez que hayas concretado esta información, toma las decisiones correspondientes.

4. Negociación.

El periodo de vacaciones muestra un acuerdo entre la compañía y el empleado. Por ello, es positivo que este acuerdo sea satisfactorio para ambas partes. Conviene atender a la información disponible en el contrato. Es importante que escuches a los trabajadores porque las circunstancias de cada uno son diferentes. Cada empleado puede argumentar los motivos por los que prefiere tener libre en un periodo específico.

5. Ofrece otras medidas de conciliación.

La jornada intensiva en verano o el teletrabajo pueden complementar las vacaciones de los empleados. De este modo, gracias a estas propuestas flexibles, el profesional tiene la oportunidad de atender sus responsabilidades y, también, sus compromisos personales.

El diálogo es clave para resolver cualquier conflicto

Las vacaciones tienen un fin muy positivo. Por ello, no deben convertirse en motivo de conflicto. Así como la empresa dialoga con el equipo para abordar los detalles de un próximo proyecto, esta comunicación asertiva es esencial para concretar esta cuestión. 

La gestión de las vacaciones en la empresa es muy importante para el proyecto y para los empleados. Estos consejos prácticos pueden ayudarte a elaborar este calendario. Las decisiones que tomes deben ser justas y equitativas. 

¿Quieres saber más?

Descubre una nueva forma de trabajar en un entorno lleno de creatividad y talento. ¡Escríbenos y resolveremos todas tus dudas!